Actividad Periodística

Pelos y Señales 44
4 de Mayo 2015
MÁS POR MÁS
Por. Alfredo Sánchez
CIPRIANO Y LA NOPALERA

A principios de los ochenta del siglo pasado escuché un disco que no se parecía a ninguno otro. Combinaba ingredientes del jazz, el folclor, la canción de protesta, la música afroantillana. Participaban muchos músicos que cambiaban de canción a canción, pero se trataba de un grupo: La Nopalera, animado por un flautista y saxofonista nacido en San Luis Potosí de nombre Arturo Cipriano. En realidad era un grupo que desde mediados de los setenta había empezado su trajín, pero a Guadalajara nos llegó un poco tarde. En La Nopalera había nombres que después se hicieron más conocidos en sus respectivos trayectos individuales como Cecilia Toussaint, Maru Enríquez, Marcial Alejandro, Gerardo Bátiz. Colaboraban Guillermo Briseño, el grupo Sacbé o la Camerata Punta del Este. Había una mezcla instrumental interesante: piano eléctrico, guitarras acústicas, percusión afrocubana, flauta transversal, batería, violines y cellos. Su música buscaba renovar la canción mexicana con una óptica abierta, donde cupieran muchos sonidos, instrumentos, géneros, ideas. En aquella época se hablaba, acaso con cierta petulancia, de “canto nuevo” o “nueva canción” y en ello estaban inmiscuidas las influencias de la trova cubana y la canción brasileña, pero me atrevo a decir que La Nopalera tenía una propuesta original que se salía de los estereotipos de aquel momento y se animaba a experimentar y jugar con las formas musicales y literarias. El grupo editó varios discos de acetato en esos tiempos anteriores al CD, y en su relativamente corta vida viajó con su música por muchos lugares. Pero siempre se mantuvieron en una esfera más bien marginal y de escasa exposición pública. Aquellos discos son hoy inconseguibles y seguramente el nombre del grupo le suena a poca gente en estos días.

Cipriano tenía desde hacía tiempo el gusanito de reeditar ese material y ponerlo a disposición de las nuevas audiencias pero por diferentes motivos no lo había concretado. Finalmente lo logró: acaba de aparecer una compilación que reúne algunas canciones de los discos que en su momento publicó La Nopalera y que muestran las diversas facetas que tuvo el grupo, con numerosos cambios de integrantes y una auténtica multitud de invitados.

Son 19 temas de sus cuatro discos donde podemos escuchar composiciones propias junto con algunas de otros autores, como Victor Jara, Milton Nascimento o Chico Buarque. Las grabaciones fueron restauradas y masterizadas por Antonio Russek y el disco se llama, simplemente, La Nopalera. Lo distribuye Fonarte Latino.